jueves, 12 de enero de 2012

Días 64-65: Cuzco

Dos días más de vuelta en Cuzco, simple y llanamente, para recuperarnos física y mentalmente de la magnífica experiencia del Camino Inka. Aunque anímicamente estábamos muy felices, satisfechos y orgullosos de nuestra pequeña gesta, necesitamos un par de jornadas de no hacer prácticamente nada. Descanso y relax, puro y duro.

Pasamos como 48 horas tirados en nuestras (benditas) camas, viendo pelis y series americanas por tele de cable, comiendo muchas Big Macs y Cuartos de lIbras, y dándonos largas y espumosas duchitas calientes cada dos por tres. Porque creo que no lo mencioné, pero nos pegamos los cuatro días del Camino sin poder darnos una ducha. Tela marinera. Vaya fuasca. En el cuarto día, nuestras pelambreras eran ya principio de rastas, nuestras axilas podían considerarse pequeñas cámaras de gas, y nuestras partes nobles... Bueno, está bien, lo dejamos ahí, que hay señoritas presentes.

Ya recuperados, más o menos, porque los dolores de espalda duraron varios días más, nos disponemos a dejar atrás Cuzco, y a dejar atrás Perú. Contentísimos  de haber conocido este gran país, que lo tiene prácticamente todo. Y exultantes de haber subido al Machu Picchu. Quién sabe si volveremos por aquí, nadie lo puede afirmar ni negar. Sea lo que sea, que nos quiten lo bailao.

¡VIVA EL PERÚ!

Y, ahora, ¡pa Bolivia!

3 comentarios:

  1. Peña enganchada amenaza revuelta si no avanzan los días.

    ResponderEliminar
  2. Venga joder, aquí el gran hombre blanco reclama literatura.

    ResponderEliminar